La Revolución Caracol llegó para quedarse

¿Sabes qué es la Revolución Caracol? Es ir cada día más a paso lento, pa’ dentro a conectar con la verdadera esencia que somos. Meternos dentro del caparazón.

No para siempre, sino el tiempo que sea necesario para que cuando nuestras “antenitas” sientan la luz del sol, todo sea maravilloso. No por lo que está sucediendo afuera, sino porque sobre todo hemos aprendido a escucharnos, a conectar con nuestras emociones, hacerles un lugar y con todo eso emprender el viaje…

SIENTO y luego existo, este es el mantra del futuro. Esto es lo que nos dará más seguridad y confianza. Aprender por sobre todas las cosas a conocernos, a conocer nuestras emociones, construir un camino sólido hacia el corazón.

Ahora bien, quiero hablarte de cómo esta Revolución Caracol me está transformando y que vos también puedas apropiarte de ella, hacerla tuya y dejar que te inunde.

Si vienes leyéndome sabrás que voy a paso lento, aprendiendo sobre todo a escuchar el latido de mi corazón, que me implora crear un ritmo propio y no dejarme llevar por lo que imponen los/las demás. Tanto ruido exterior nos desconecta de lo importante, nuestra voz interior, ¿a vos también te pasa?

¿Te sentís aturdida, ansiosa, perdida?

¡Qué no cuenda el pánico! Hay luz al final del túnel.

A mi me esta sirviendo mucho esto de aprender a conocer mis ritmos, mis ciclos y cuando soy mucho más productiva para poder darte lo mejor de mi, para poder DARME lo mejor de mi. 

No es que antes no lo hiciera pero iba mucho en piloto automático -ya sabes- y al final me sentía bastante mal conmigo misma y sobre todo sentía que no te daba lo mejor de mi. Eso está cambiando de una manera hermosa. Cada consulta, cada encuentro con las mujeres que van llegando a mi vida me nutre mucho y eso se ve reflejado en el trabajo que hacemos juntas, expandir mi DON no sería posible sin cada una de ustedes. 

Vale la pena intentarlo. ¡Promesa Semilla!

En los últimos años (o quizás toda la vida) vamos corriendo de un lado al otro, como si no hubiese un mañana. Todo debe de ser rápido, para ayer, mega importante. Entramos en algo que me gusta llamar el huracán de la ansiedad. Sí, una vez que entraste ahí, puede llegar a costarte la vida salir. Y no estoy siendo exagerada.

Cada vez que NO escuchamos lo que sentimos, nos terminamos enfermando, el cuerpo nos habla a diario pero solemos ignorarlo y así sin más nos da un parate de aquellos.

Estoy segura que eso no es lo que deseas para vos. Si sueles dejarte para después, quiero invitarte a ir cambiando paso a paso ese habito toxico. Créeme si vos estás bien, inevitablemente todo lo demás estará bien. Y esto lejos está de ser una utopía, es tan simple que no le damos pelota.

Puede sonar egoísta, pero si vos no sos tu prioridad todo se irá cuesta abajo. Primero vos, segundo vos y tercero vos.

Al principio cuesta, sí. Tenemos instalado el chip de la “farsante” parece que si no le agradamos a todo el mundo somos las peores. La verdad es que lo mejor que nos puede pasar es NO agradarle a todo el mundo. Eso sí, primero tenés que agradarte a vos misma porque si además de estar al servicio de todas a cada minuto te castigas por cada cosa que sale mal, uff se hace muy difícil.

Sé que este es un tema recurrente, que ya lo hemos hablado en otras oportunidades, pero lo sigo viendo a diario en la consulta con las semillas. La falta de confianza y dureza que tienen de su persona me impacta, me hace reflexionar y ver cuanto camino por construir nos falta. El empoderamiento y la solidaridad femenina aun está en pañales…

La Revolución Caracol va, de amor real a vos misma. Salir del tornado de la ansiedad. ¡Cagarte! -literalmente- en lo que otros piensan, esperan o creen de vos. Respetar tanto tu sentir, que eso inevitablemente te hará respetar y acompañar el sentir de otros. No comprar recetas mágicas del éxito y sobre todo dejar de compararte o sentirte menos porque otras personas están en el lugar donde vos quisieras estar.

Todo tiene un tiempo distinto para cada una. Ir lento no significa no lograr lo que deseamos, sino dar pasos que por sobre todo nos den confianza. Ir lento es una invitación a amarte cada día con más fuerza, a apreciar todo lo que te rodea, pero sobre todo a ELEGIR de que manera sembrar lo que desees sembrar.

Emprender no es para todas – esto ya lo sabemos-, pero también es importante que sepas que, activar tus dones y talentos no necesariamente tiene que ser algo monetizable y que te catapulte a la fama. Emprender no es la salvación a ningún vacío. Tiene mucho más que ver con tus deseos, con tu construcción de vida, con el propósito que te mueve e inspira. No creas todo lo que anda circulando por ahí. Es más, tampoco me creas a mi. Date el permiso para experimentar y crear tu propio camino, tu fórmula, tu experiencia; esa que te hace ser cómo sos UNICA.

Para resumir, te diría que el primer paso dentro de esta revolución caracol es:

Ir al centro del caparazón, conectar con tu simpleza, con tu magia, con eso que te hace ser especial. No tenés que salvar al mundo, pero a tu mundo. Y para eso hay que conectar con las emociones, las buenas y las malas. Sentí tu cuerpo, detectá donde está la incomodidad y que la provoca. Llorá, gritá si es necesario. Ese espacio que se liberá en tu interior es el nutriente perfecto. Luego anota en tu cuaderno, diario o en notas del celular cómo te sentís.

Una vida más lenta es posible. No tengas miedo nos vas a ir a ningún lado sin vos misma.

Abrazo repleto de nutrientes,
Eve.

El universo y las emociones.
 
¡Hola Semilla! 🌱
Hoy te vengo hablar de la vibración del año personal que estoy transitando, un año que me ha levado ‘pa’ dentro. ¿Si te estás preguntando de qué está hablando Eve? date una vuelta por acá y conoce un poco más de lo que hago
Ahora sí a lo que nos trae este encuentro…(parte I de II) 😊.

Cuando estamos en una vibración de año seis, la energía personal es de sanación en varios planos, por lo tanto vamos a estar mucho más contemplativas, tratando de ir a la raíz de lo que nos sucede, conectando con nuestro SER MUJER y con muchas ganas de crear cosas que nos nutran el alma.

Si no le damos pelota y seguimos en piloto automático, la “sanación” viene a la fuerza y nos pasa lo opuesto: nos enfermamos.

A pesar de luchar contra ello, soy bastante mental en algunas cuestiones y te diré que, si no rompo los patrones por las buenas, las migrañas se encargarán de que sea por las malas…

Te cuento esto, porque sé estás muy emocional y no sabes por qué. Quizás la energía de tu año personal sea uno de esos motivos.  

En el universo entero están pasando cosas, todo está en continuo movimiento, se mueve la energía, los planetas y las constelaciones; a eso le sumamos el universo personal que somos: órganos, emociones, átomos… Si crees que no te afecta, dejame contarte que, creas o no creas, te afecta igual.

Nadie se salva de esta revolución emocional por la que empezamos a transitar hace algunos años y seguiremos transitando. Este es el inicio a una transformación completa, es imperativo volver al corazón, ya no más como un cliché o siguiendo la moda de turno, sino de verdad, siendo fiel al alma, a la esencia que nos mueve y nos trajo hasta acá.

 

Dependerá de vos 
ANIMARTE A DAR EL PASO
para conocerte y seguir en el camino de construir
una vida que nos nutra y no una vida de “catalogo”
para caerle bien al sistema.

¿Qué vida vas a elegir? ¿La vida del Miedo o del Corazón?
 
Me encantaría leerte, saber si hay vida del otro lado de la pantalla, que me cuentes de que lado vas a emprender, espero ansiosa tus comentarios.
Te mando un fuerte abrazo!
Eve 💗.-
¿Qué és Emprender desde del Corazón?

Hola, no me parece casualidad que hayas llegado hasta esta web, el mar del ciberespacio es amplio, sí, pero más veces de las que creemos las cosas están destinadas a suceder, así que bienvenida/o.

Iniciar este proyecto llamado Semilla Emprendedora me llevó a navegar por muchos mares bien distintos pero todos en algún punto se conectaban entre sí, había detrás de cada travesía el deseo de hacer algo que me apasionara, que me diera felicidad, que me conectara más conmigo, ya que el trabajo es el lugar donde más tiempo de nuestra vida pasamos, quería que ese tiempo valiera realmente la pena y no solo de manera monetaria sino desde adentro, ¿cuál sería el propósito de tener plata si no la puedo disfrutar?.

Si te pones a pensar desde que somos chicos jugamos a “trabajar” y ese juego, luego, luego se termina convirtiendo en una obligación de vida que por lo general hacemos sin ganas y bajo mucha presión consciente e inconsciente, ya que vamos cargando en nuestra mochilita las expectativas propias y ajenas uff mucho peso.
Ahora bien…si el trabajo es el lugar donde invertimos más tiempo de nuestra preciada vida…
¿Por qué hacer algo que no nos hace feliz?
¿Cuál es el sentido?
Esas fueron algunas de las preguntas que empezaron a resonar primero en mi cabeza y después en mi corazón, así de a poco me di cuenta que pensar en lo que me gustaba hacer o en lo que me generaba pasión no fueron cosas que aprendí en la infancia, sino todo lo contrario aprendí muy bien el “deber hacer” sin pasar por el SER.
Así tuve que transitar durante un tiempo largo a la deriva aceptando los miedos, la incertidumbre y el no saber, no tener idea que quería, que me hacía feliz o cual era mi pasión. Encontrar mi Don y conectar con mis talentos fue un laberinto de pruebas y errores, siempre supe desde niña que quería ser mi propia jefa y cuando tuve mi primer empresa lo único que me motivaba era la independencia económica, fue mucho tiempo después (varias caídas, fracasos empresariales, fracasos personales y re conexión conmigo misma) que comprendí; sin corazón no hay nada.
Recordé cuales eran mis sueños de la infancia, esa Eve pequeña que jugaba a ser empresaria porque esperaba mitigar un poco el dolor con solvencia económica lo único que estaba haciendo era repetir un patrón heredado. Así que decidí ir un poco más profundo, investigar cuales eran mis talentos naturales, esos que te sale sin pensar y disfrutas más que nada, lo que más te hace feliz en el día a día. En ese ejercicio despertó mi Semilla, entendí y aprendí qué por más que esté de moda emprender, si un emprendimiento no tiene corazón está destinado al fracaso, porque el mundo está cambiando a pasos agigantados, porque la Tierra ya no necesita más empresas ni empresarios deseosos por generar riquezas a costa de cualquier cosa.
La Tierra, necesita personas conectadas con su esencia, que deseen vivir de sus talentos naturales y compartir con el mundo lo que tienen para dar.

El mundo que hoy comienza a abrirse paso hacia el futuro necesita personas conectadas con su corazón, conectadas con su semilla esa que los hace únicos, como vos, como yo y como todos los que día a día se animan a emprender porque desean un cambio verdadero en sus vidas.

No creas que no tenés un talento que despertar, todos somos distintos y todos absolutamente todos tenemos DONES únicos que nos hacen ser quienes somos, cuando logramos callar la mente para escuchar nuestra alma los caminos comienzan a visualizarse, las personas llegan y las oportunidades nos encuentran porque comenzamos a vibrar en sintonía con nuestro corazón y la semilla luego de haber estado nutriéndose comienza a germinar.

Emprender desde el corazón es darle forma a ese sueño que deseas materializar con un propósito bien definido que te permita hacer lo que más te gusta sin descuidar el resto de las cosas, los emprendimientos que están conectados con un propósito, no se arman solo pensando en un propósito personal, sino que también buscan resolver problemas de la comunidad, cuidar el medio ambiente y por sobre todas las cosas generan bienestar personal, es el equilibrio perfecto entre mente y corazón alineados.

Si estás pensando en emprender buscá en tu corazón cuales son los sueños abandonados y los talentos naturales que te hacen ser quien sos.

Mente, Corazón y Acción es lo que necesitás para empezar.

 

Contame cuál es ese proyecto que deseas materializar.

¡Sembremos Juntos!